Seleccionar página

Mi historia con el orden

Hola, soy Abenauara, y crecí rodeada de mar, sol y orden. 

No sé si me traje el orden en la mochila o es que en casa había tanto orden que se me grabó a fuego. 

Lo cierto es que siempre he sido ordenada.

En casa, se respiraba el orden desde la mirada de la perfección. Por supuesto, no había espacio para el desorden. Esto llegaba al punto de no utilizar algunas partes de la casa, como el salón ¡sí, el salón entero! 

Cuando me independicé, mi sorpresa fue que repetía los mismos patrones de orden y limpieza que había aprendido en casa. Intentar ser perfecta 24/7 no tiene fin. No sé si te ha sucedido, pero es agotador. 

 

LO MEJOR QUE ME PASÓ FUE SENTIRME PERDIDA.

Sin duda, mi punto de inflexión fue cuando me di cuenta que no era feliz. La vida había perdido sentido para mí. Mi casa, mi trabajo, mi entorno, no estaba alineado con la vida que soñaba. Y de forma natural, supongo que por agotamiento, me rendí, y caí en manos de la terapia transpersonal. 

Desde entonces me acompaña la mirada curiosa y consciente del autoconocimiento. 

Dejé mi trabajo, la casa donde vivía, vendí mis cosas, y pasé de vivir llena de objetos sin sentido, a vivir en una furgo en Australia solo con lo que necesitaba, y en coherencia con quien era en ese momento. 

En los últimos años, mis ganas de explorar mi mundo interior y de acompañar a otras personas, me ha llevado a formarme como Organizadora Profesional de la mano de Lucía Terol, facilitadora en Terapia Transpersonal, PNL, Master de Creencias, y Dietética. ¡Me encanta estudiar, y como ves soy un culo inquieto!

Este juego de la vida me ha abierto el camino hacía un concepto que me apasiona, la libertad. Darme cuenta que no está fuera sino dentro, sin duda, ha cambiado mi forma de ver el mundo. 

Ahora vivo un estilo de vida simple, cerca de la naturaleza, estudio Astrología como hobbie, y utilizo la coherencia y mi intuición como faro. 

Desde mi honestidad y compromiso, quiero ayudarte a ordenar tu casa para que recuperes tu tiempo, y puedas disfrutar de la vida que deseas. 

Esta es mi breve historia, y lo que me ha funcionado a mí no tiene que funcionarte a ti, por eso te acompaño desde tu propia historia de orden. 

Cuando ordenas tu mundo exterior de forma consciente, ordenas tu mundo interior. 

Tu casa y tú caminan en una misma dirección

Tu casa y tú caminan en una misma dirección